Contenedores para material biológico o peligroso

Los residuos peligrosos biológicos infecciosos ( RPBI ) se disponen en envases exclusivos que deben ser rígidos, impermeables e interiormente inaccesibles. Estos envases o contenedores son de un solo uso y una vez cerrados no se podrán volver a abrir. Los recipientes rotos o que contengan fugas tienen que ser envasados nuevamente en otros de mayor tamaño. La eliminación final del contenedor la realizará una empresa autorizada, gestora de residuos biológicos.

Los contenedores de desechos biológicos son hechos de polipropileno y polietileno. Tienen un proceso de fabricación por inyección y extrusión. Son de color rojo y cuentan con el logo de bioseguridad impreso. Son ideales para el desecho del descartable médico utilizado en clínicas, hospitales, laboratorios, consultorios, quirófanos, etc.  Poseen un cierre hermético e impermeable con una etiqueta con el símbolo de riesgo biológico. En ellos se puede desechar material médico quirúrgico descartable como inyectadoras, agujas, bisturí y otros.

Los contenedores desechables para material biológico y químico, son ligeros y pueden tener una capacidad de 60 litros. Disponen de dos sistemas de cierre, uno provisional que permite abrir y cerrar el contenedor hasta su llenado y otro, definitivo y hermético. Incorpora bisagra para la tapa y asas para facilitar su manipulación y transporte. Para su mejor almacenamiento, los contenedores se pueden apilar con seguridad tanto vacíos como llenos. Los de desecho bilógico son de color rojo y los de residuos químicos color amarillo. Los contenedores pueden ser metálicos o de polietileno de alta densidad y deben rotulados con el símbolo universal de riesgo biológico y la leyenda: residuos peligrosos biológicos infecciosos. Otra opción son las bolsas de polietileno de color rojo para el desecho de cultivos y cepas de agentes infecciosos.

El procedimiento para la eliminación y recuperación de residuos biológicos consta de las siguientes etapas:

Vertido:
Recomendable para residuos peligrosos y no peligrosos. Cuando se reducen mediante la neutralización o tratamiento adecuado, el vertido se realiza directamente en aguas residuales o bien a un vertedero.
Incineración:
Los residuos son quemados en un horno y se reducen a cenizas. Es un método que se utiliza para eliminar residuos de tipo orgánico y material biológico. Se debe controlar la temperatura y la posible toxicidad de los humos que se producen.
Recuperación:
Se le efectúa un tratamiento al residuo que permite recuperar algún elemento o compuesto que debido a su elevado valor o toxicidad se hace aconsejable no eliminar. Está especialmente indicado para los metales pesados y sus compuestos.
Reciclado:
Cuando se recupera un compuesto, lo más adecuado es su reutilización o reciclado, debido a que la acumulación de productos químicos sin uso previsible no es recomendable. El mercurio es un ejemplo. El producto recuperado, a veces, resulta útil para otras actividades distintas de las del laboratorio.

Más información:

Manual de gestión de residuos peligrosos de la Universidad de Salamanca
Listado de empresas de gestión de residuos en Madrid
Emgrisa
Biotran
Master en gestión y tratamiento de residuos de la UAM
Empresa de Gestión de residuos en Barcelona
Ayuntamiento de Barcelona; gestión de residuos
RPBI: Residuos peligrosos biológicos infecciosos

Imágenes: